Preguntas Frecuentes

La jaqueca o migraña es una enfermedad crónica, que se manifiesta por crisis o ataques repetitivos de cefaleas y que suelen tener unas ciertas características en cuanto a su duración (entre 4 y 72 horas), tipo de dolor (pulsátil), asociación a náuseas, fotofobia (molestia a la luz) y fonofobia (molestia al ruido) o empeoramiento con la actividad física.

Si bien se desconoce la causa principal, se sabe que la dilatación de los vasos sanguíneos del cuello y de la cabeza, los cuales estimulan las terminaciones nerviosas, es lo que provoca el dolor. Suele afectar a familias, lo que presupone un componente genético y en un porcentaje más elevado a las mujeres que a los hombres. La franja de edad que más sufre de migrañas es entre los 15 y los 45 años, aunque recientes estudios afirman que los niños en sus edades más tempranas, incluso en el útero materno, se pueden ver afectados por esta patología.

La jaqueca usualmente comienza antes de los 40 años de edad. Se pueden diferenciar dos tipos de jaquecas:
— La jaqueca sin aura, que es el 80% de las jaquecas. El dolor de cabeza comienza unilateralmente pero después se expande. El dolor es “palpitante” de intensidad moderado- intenso y exacerbado por el movimiento. Un ataque típico de jaqueca cursa con náuseas, vómitos, y molestias intensas con la luz. Los episodios duran 4 a 72 horas. Hay una historia de previa de ataques similares y no hay evidencia de enfermedad orgánica.
— La jaqueca con aura. El aura es un “aviso” que puede ocurrir desde varias horas a 2 días antes del inicio del dolor de cabeza y dura menos de 60 minutos, dejando el paso al propio dolor de cabeza. Presenta síntomas normales asociados, náuseas, vómitos, y molestias intensas con la luz.
El aura visual es muy común en la jaqueca y tiene dos formas:
• un área de pérdida visual
• presencia de brillos en zig-zag.
Se piensa que está ocasionada por la dilatación de los vasos sanguíneos de la cabeza que estimulan las terminaciones nerviosas que ocasionan el dolor. Estas dilataciones ocasionan un dolor palpitante intenso, normalmente sobre un lado de la cabeza, y se asocian normalmente a las náuseas y vómitos. La persona afectada puede experimentar un “aura” antes de que el dolor de cabeza comience (luces chispeantes, visión oscurecida y olores peculiares). Pueden durar entre 8 y 12 horas. Las jaquecas afectan a las mujeres tres veces más que a los hombres y tienden a heredarse.

Existen varios subtipos de migraña, siendo los dos principales la migraña con aura, denominada anteriormente clásica, y la migraña sin aura o migraña común. Esta última es la más frecuente. En la migraña con aura, el dolor de cabeza va precedido de síntomas como visión borrosa, visión de manchas negras que se mueven e incluso hormigueo en manos o en comisuras labiales y lengua. Habitualmente se desarrollan en unos 5 a 20 minutos, duran menos de una hora y suelen ir seguidos de cefalea similar a la de la migraña común.

La prevención de los dolores de cabeza se considera más importante que el tratamiento. Como muchas de las causas son conocidas, pueden evitarse fácilmente. Mediante ciertos consejos domésticos se pueden mitigar un 90% de todos los dolores de cabeza. Fomentar la ingestión abundante de agua cada día. Hacer ejercicio regularmente. Evitar cualquier alimento conocido que agrave el problema. Evitar situaciones de estrés. Dormir las horas correctas cada día. Evitar el alcohol y el tabaco.

Es bastante común tener dolores de cabeza producidos por la tensión muscular cuando estás embarazada, especialmente en los primeros tres meses. El dolor de cabeza tensional —el más frecuente— puede manifestarse como una presión o un dolor constante en ambos lados de la cabeza o en la parte posterior del cuello. Si sufriste antes este tipo de dolor de cabeza, el embarazo puede hacer que este problema empeore. Los especialistas no conocen con exactitud la causa por la cual los dolores de cabeza tienden a ser más frecuentes durante el embarazo, pero una explicación probable, puede estar relacionada con los cambios hormonales que se están produciendo en tu cuerpo. En general durante el embarazo se recomienda disminuir el consumo de cafeína, que puede aumentar las molestias. En la mayoría de las mujeres embarazadas, los dolores de cabeza tienden a disminuir o incluso a desaparecer durante el segundo trimestre, se estabilizan las hormonas y el cuerpo se acostumbra a su nuevo estado.

Es conveniente consultar a su médico de cabecera acerca de cuáles medicamentos debe tomar, de acuerdo al tipo de dolor que tenga.